Martes, 02 Julio 2019 12:39

"Ni una jubilada menos"

Amas de casa, organizaciones gremiales y del movimiento de mujeres marcharán hoy (02/07) a la sede porteña de Anses contra el límite a la moratoria jubilatoria. Advierten que la prórroga es "una trampa". Según el Cepa son unas 500.000 mujeres las que no podrán acogerse al beneficio.

Tras la amenaza del gobierno de cerrar de manera definitiva la moratoria de jubilación (conocida como "jubilación de amas de casa"), el oficialismo anunció que la ANSES postergará la fecha de culminación del beneficio por tres años. Si bien la medida fue lanzada con entusiasmo proselitista por el gobierno, las limitaciones vigentes esconden una "trampa" que, a futuro, complicará aún más el acceso a la jubilación.

Lo que la oposición sostiene es que, de no modificarse la fecha de corte en que inicia la medida –estipulada en 2003–, la cantidad de años de por medio volverá insostenible la cantidad de aportes pendientes a financiar.

El problema reside en que, al postergarse la fecha de prórroga pero no la de corte, aquella mujer que esté en edad jubilatoria en 2022 deberá sumar más años para acreditar aportes.

Se calcula que una mujer que comenzó a trabajar en 1977 y en 2003 aún no completaba sus aportes debía acreditar al menos cuatro años de aportes efectivos (esto es resultado de que entre 1977 y 2003 pasaron veintiséis años y para jubilarse se requieren treinta de aporte, de ahí los cuatro años restantes). Con la nueva postergación, pero sin correr el corte en 2003, alguien que empezó a trabajar en 1980 y cumpla sesenta años en 2022 tendrá que acreditar siete años de aportes.

"Si bien afortunadamente el gobierno ha decidido prorrogar nuevamente la moratoria para las mujeres de más de sesenta, ha mantenido la misma fecha hasta la cual se pueden regularizar los aportes. La desventaja es que al no modificarse la fecha hasta la cual se pueden regularizar dichos aportes, todos los años deberán tener un año más de aportes para poder acceder al beneficio. Es decir, hoy se necesitan cuatro años, y para 2022 se requerirán siete años de aportes para que puedan acceder al beneficio jubilatorio", remarcó una abogada previsional.

Si bien la moratoria es reconocida por su beneficio a las amas de casa, en su momento fue también reconocida para horas. Mediante la mentada reforma conocida como 'Reparación Histórica' impulsada por Cambiemos de 2016, a los hombres que no cuenten con la cantidad de aportes requeridos ahora sólo les queda esperar hasta los 65 para acceder a la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM).

Cabe recordar que esta moratoria abarca con especial foco a las mujeres que cuenten con entre 60 y 64 años de edad al 23 de julio de 2019 –ahora extendido hasta 2022– y que no alcancen la cantidad de años de aportes previsionales requerida. Luego de una evaluación socioeconómica que se realiza entre la ANSES y la AFIP, se les da la opción de cancelar su deuda en un plan de hasta sesenta cuotas –que se actualizan por el índice de movilidad– para obtener el beneficio jubilatorio.

"La prórroga de las Jubilaciones de ama de casa viene con trampa. Es un anuncio engañoso, propio de las campañas electorales que ya le conocemos a Cambiemos. Lo cierto es que no actualizaron la fecha de corte que plantea la Ley para cumplir con los 30 años de aportes, de modo que en la práctica casi ninguna ama de casa podrá acceder a este beneficio", se quejó una funcionaria de la Patagonia.

Se trata de la concejal Ana Marks, quien advirtió que prorrogar el programa sin actualizar esa fecha de corte "es una trampa" que impide el acceso a este derecho. "Dado el caso, las contribuyentes tendrían que hacer aportes voluntarios desde esa fecha hasta el momento de jubilarse, aún sin contar con ingresos para poder hacerlo", subrayó Marks.

 "si acá además media una evaluación de ANSES y AFIP para otorgar ese derecho, significa que éste ha dejado de ser universal y que por lo tanto, ha dejado esencialmente de ser un derecho. Es decir, que se trata de otro atropello del gobierno de Mauricio Macri a los beneficios y conquistas sociales de los sectores más vulnerados de la Argentina".

Bajo la consigna "Jubilarnos es nuestro derecho. Ni una jubilada menos. Todas somos trabajadoras", amas de casa, organizaciones sindicales y del movimiento de mujeres se movilizan hoy (02/07) ante la sede de Anses.

La convocatoria está prevista para las 15 frente a la sede porteña de Anses, ubicada en avenida Córdoba 720. Adhieren, entre otros, ambas CTA, la CGT, la Ctep, la Corriente Clasista y Combativa, y Barrios de Pie.

Según el informe del Cepa, en toda la Argentina, a fin de 2018 se estiman 1.076.028 mujeres entre 55 y 59 años que estarían cerca de cumplir con la edad para jubilarse en los próximos años pero de todas ellas sólo el 55% (588.248) tienen aportes, mientras que el restante 45%, 487.780 mujeres, no ha realizado aportes.

Incluso del 55% que tiene aportes, sólo 113.231 superan los 20 años aportados. Es decir, solamente el 10,5% de las mujeres presenta condiciones relativamente cercanas a la posibilidad de jubilarse.

"En un contexto de precarización laboral que incluye más de un tercio de la población y donde las mujeres son las más afectadas, terminar con las moratorias es limitar el acceso a la jubilación a quienes trabajaron toda su vida y constituye un evidente castigo patriarcal", finalizó el informe.

Leer 1022 veces