Jueves, 22 Abril 2021 11:13

Coronavirus, Argentina y la Sputnik V

Alberto Fernández recorrió las instalaciones del Laboratorio Richmond. Alberto Fernández recorrió las instalaciones del Laboratorio Richmond.

Las esperanzas en el territorio nacional empiezan a ser más grandes. Tras el nuevo contrato con Rusia, nuevas dosis y una producción nacional de gran escala, se esperan para los próximos meses más tranquilidad.

 

Este miércoles, desde el Ministerio de Salud, se confirmó la distribución de 654 mil dosis del primer componente de la vacuna contra el Covid-19. Las mismas llegaron al país el lunes desde Moscú. Hasta el momento y según el Plan Estratégico para la Vacunación, CABA recibirá 44.400 dosis mientras que otras 107.400 se distribuirán en Buenos Aires, 9.600 para la provincia de Neuquén, 51.000 a Santa Fe y 2.400 para Tierra del Fuego. Durante el jueves se repartirán las 439.200 dosis restantes en las demás provincias.

Tal es así que, en menos de dos días, el Ministerio de Salud dispensará en la primera etapa, las 654 mil dosis, de las 800 mil que llegaron el pasado lunes al territorio argentino.

Por otro lado, se confirmó que Argentina comenzó oficialmente la producción del primer lote de la vacuna rusa, a cargo de la empresa farmacéutica Laboratorios Richmond Sacif. Dichas dosis, deberán ser testeadas por el Centro Gamaleya para poder comenzar con la fabricación a gran escala estipulada para junio.

 

Ampliación de contrato

Si bien lo estimado era un acuerdo por 25 millones de dosis con el Instituto de Gamaleya (Rusia), esto se modificó al ampliar lo acordado y recibir 5 millones de unidades extra de la vacuna.  La novedad se hizo pública justamente un día después de que el instituto autorizará el fraccionamiento de la Sputnik V en un laboratorio nacional.

Producción Nacional

Si bien la repartija de vacunas en el país viene a un ritmo muy bueno en comparación con la mayoría de los países latinoamericanos, a esto hay que agregarle la producción en la Nación. El laboratorio Richmond es el encargado de renovar las esperanzas del pueblo argentino. 

En medio de un contexto no muy alentador, la suba exponencial de casos positivos de coronavirus, la noticia fue recibida de la mejor manera. Expresada en miles de posteos en redes sociales. “Orgullo nacional”, “logro histórico” y “soberanía científica” fueron de las frases mas repetidas en Twitter, Instagram y Facebook entre otras redes sociales. 

En un avance enorme para América Latina, Argentina se convierte en el primer país latino en producir la vacuna contra el Covid-19. "Esto es un reconocimiento a nuestro sector científico y tecnológico, a la potencia de nuestra industria, a la capacidad de un empresariado nacional comprometido con el futuro del país y a la audacia de un presidente que supo priorizar la salud de todos los argentinos y argentinas", destacó la asesora presidencial Cecilia Nicolini.

El acuerdo entre Rusia y el laboratorio Richmond

El primer paso a esta producción nacional se dio con la fabricación de un lote de vacunas Sputnik V por parte del Laboratorio Richmond. Estas fueron enviadas a tierras rusas para obtener así, la aprobación. De esta manera poder comenzar la producción masiva que se espera para el mes de junio. Se trata de un proceso biológico. Este puede tener demoras y algunas dificultades hasta alcanzar un nivel óptimo. Apuntando así a fabricar la mejor vacuna del mundo. 

El acuerdo entre el país europeo y el laboratorio comenzó cuando, desde Richmond, comunicaron una primera producción de este primer lote que luego, fue enviado al Instituto Gamaleya en Rusia. Solo resta esperar a que, desde tierras rusas, procedan al control de calidad que de el visto bueno para empezar a producir en el país. 

Durante este miércoles la ministra de Salud, Carla Vizzotti, el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya, en un encuentro virtual, confirmaron la llegada del lote a Rusia.

De ser positivo todo el proceso, se pasará a una segunda etapa. En la que se importará el antígeno para posteriormente, ser envasado en nuestro territorio. Se estima que, con esta alianza, Argentina se convertirá en uno de los nodos principales de producción de la vacuna en América Latina. De esta manera, el país se convertiría en una especie de distribuidora en el continente, dándole y favoreciendo el acceso de dosis a países de la misma región.

 

 

Leer 373 veces