Jueves, 09 Septiembre 2021 18:16

Con Cristina Kirchner y Alberto Fernández a la cabeza, el Frente de Todos cerró su campaña en Tecnópolis

Cierre de campaña del Frente de Todos Cierre de campaña del Frente de Todos

A menos de 24 horas de la veda electoral, el oficialismo dejó su mensaje de cara a las elecciones del domingo.

 

Tanto el presidente Alberto Fernández, como la vicepresidenta Cristina Kirchner, fueron los oradores del cierre de campaña del Frente de Todos.

El acto tuvo lugar en el predio de Tecnópolis.

Allí, el presidente pidió a quienes votaron al Frente de Todos y a quienes no lo hicieron, que "estemos todos juntos para terminar con la desigualdad". Por su parte, la vicepresidenta sostuvo que "estamos construyendo un país diferente para todos y todas".

"Ante tanto dolor, ante la oportunidad de empezar de cero, les pido que el día 100, a los que nos votaron y a los que no nos votaron, estemos juntos para terminar con tanta desigualdad, decadencia y dolor que tanto nos dejó la pandemia y para que no haya sido en vano", arrojó Alberto Fernández.

En discurso, Fernández manifestó que la Argentina llevó adelante "un proceso de vacunación impresionante" contra el coronavirus, destacó que más del 80 por ciento de las personas mayores de 18 han recibido al menos una dosis y sostuvo que el Gobierno fue "a buscar vacunas a todos lados".

 

El Presidente también hizo hincapié en que "el trabajo no es un costo", sino que "es inversión social", debido a que es lo que "más dignifica al ser humano" y "aporta" al funcionamiento de la economía en otro plano, en respuesta a la propuesta de Juntos por el Cambio, que plantea eliminar las indemnizaciones por despido. "A nosotros nada nos importa más que el trabajo. El trabajo no cuesta, se asocia al capital y no es un costo, es una inversión social", agregó sobre este tema. En este marco, el presidente advirtió que Juntos por el Cambio "irá al Congreso a pedir bajar las indemnizaciones y precarizar a los que trabajan, tal como lo hicieron una vez" .

En referencia, y criticando a la gestión anterior, el presidente afirmó que "con este Gobierno ya no tenemos más espías al servicio de los jueces, ya no tenemos más espías espiando a los argentinos, ni tenemos más funcionarios en los despachos de los jueces. Este país donde la justicia se mueve con independencia, donde los espías ya no nos espían, y donde todos dicen lo que quieren, ese país se parece más a esa República de la que tanto hablan".
 

Por su parte, Cristina sostuvo que que el país necesita "mucha responsabilidad institucional de quienes gobiernan, de la oposición, de los medios de comunicación, de los sindicatos, de los empresarios y de todos los que tienen que dar cuenta de sus actos". Asimismo, ratificó que en las próximas elecciones legislativas se votan "dos modelos de país", uno que lo representa el actual gobierno de Alberto Fernández, y el otro que "devolvió" una nación "con uno de los salarios en dólares más bajos" de la región. "Estamos construyendo un país diferente para todos y todas", arrojó Kirchner.

"Gobernamos así, gobernamos para todos. Nunca le preguntamos a nadie su ideología para reconocerle un derecho", sostuvo en su discurso. La vicepresidenta le respondió a Macri, el cual había manifestado que el peronismo obstaculizó su gestión.

"A Macri le votaron todo, y se llevó a Pichetto que le votó hasta el café con leche", ironizó la vicepresidenta.

Hasta tuvo tiempo para un divertido blooper, cuando a viva voz manifestó quiénes eran los reyes magos "somos grandes, no jorobemos más, los reyes magos son los papás". A lo que rápidamente intentó remendar su error, "me van a matar los padres y con razón, editen esta parte. Helena está mirando; mis nietos", afirmaba CFK mientras los presentes se divertían del divertido momento.

Cristina también arremetió contra la exgobernadora, María Eugenia Vidal, por el escándalo de la compra de su departamento en Recoleta "Pese a la crisis de vivienda que hay en el país, la ex gobernadora pudo conseguir un piso igual que el mío en Recoleta, a mitad de precio y a arriba del vendedor que le prestó la plata. Qué bárbaro. Qué suerte tiene algunos y algunas", comenzó diciendo.

"Pónganle que yo soy una groncha peronista, una morocha peronista, pero esto que estoy diciendo me lo enteré por una rubia, que no es peronista, no es groncha y que si esto fuera una monarquía no sería menos que duquesa", afirmó Cristina en referencia a Esmeralda Mitre, que rápidamente le devolvió el gesto con un tweet.

 

 

Leer 310 veces