Domingo, 06 Septiembre 2020 18:10

Semana política: Minorías y mayorías en el Parlamento

El 27 de octubre, más del 7% de los votos separaron a Alberto Fernández de Mauricio Macri. Si bien eso significó la mayor cantidad de apoyos para un segundo desde la vuelta de la democracia, la diferencia estuvo lejos de ser corta: el Frente de Todos ganó en la gran mayoría de las provincias y su triunfo no corrió peligro en ningún momento del escrutinio.

En 2015, Cambiemos había superado a Daniel Scioli por menos del 2%. Y en el 2000, habían sido cerca de 2500 votos los que le permitieron a George Bush acceder nada menos que a la Presidencia de Estados Unidos, declarar la guerra de Irak y disponer de medidas especiales tras el atentado a Torres Gemelas.

Ni en ese, ni en el reciente caso argentino, ni en otra ocasión de tantas otras que los países del mundo presentaron en elecciones parejas, se puso en duda la idea de que quien resulta vencedor obtiene la legitimidad para gobernar y acceder a su cargo. "Se es Presidente por un voto", dice una frase muy conocida en la política. Sin embargo, para Juntos por el Cambio, el sistema de mayorías y minorías que la democracia establece, parece no valer, y quien accede al Gobierno debe "cogobernar" y administrar con acuerdo de las fuerzas. Esto no lo han dicho explícitamente, pero esa tesis basó su actitud como oposición en estos nueve meses, y se hizo explícita en las últimas dos semanas en el Congreso.

Fernández dio a conocer en agosto pasado el proyecto de reforma judicial. La Constitución Nacional previó que introducir modificaciones sensibles en esa área del Estado merecía de mayorías especiales y por ello impuso el requisito de dos tercios de los votos para nombrar jueces de la Corte Suprema, al Produrador o hasta reformar la Carta Magna. Sin embargo, nada dice sobre enviar proyectos que impliquen cambios en los juzgados.

Ese es el corazón de la iniciativa del Gobierno, que obtuvo media sanción en el Senado en la semana anterior. Para Juntos por el Cambio, "no era el momento" de discutir esa ley". Pese a que solo 25 de 72 senadores expresaron su negativa, consideraron que el oficialismo "impuso" la media sanción, que no tuvo en cuenta la opinión de su bloque y presentó modificaciones al proyecto de acuerdo exclusivamente a su voluntad. Nada muy distinto a lo que hace un bloque mayoritario en cualquier Parlamento del planeta.

La situación fue aún más burda en Diputados. Juntos por el Cambio se apoyó en la necesidad de revalidar el acuerdo que permite las sesiones virtuales, vencido desde agosto para vetar el tratamiento de determinados proyectos, como la mencionada reforma o el impuesto a las grandes fortunas. Lo hizo argumentando en que al momento de aprobarse el reglamento de sesiones virtuales se establecía la necesidad de reunir consenso para renovarlo. Para la oposición, si ellos no lo avalaban, el acuerdo se caía, ya que consensuar implica adhesión total. Pero abrir esa posibilidad le implicaba a Sergio Massa que, en el futuro, cualquier bloque minoritario use el mismo recurso y deje paralizado al Congreso hasta que se transite la normalidad.

Entonces, el Frente de Todos, como pocas veces en este tiempo de gobierno, dobló la apuesta, e hizo caso omiso al planteo de Juntos por el Cambio: enfatizó en que la mayoría de los bloques apoyaba la sesión telemática y que por el contrario solo uno las rechazaba. Así, se vio un triste show (orientado más hacia la TV y las redes sociales que al Parlamento), con discursos plagados de chicanas de los diputados más rupturistas de la oposición.

Lo que pudo ser analizado como cierta desautoridad hacia el Gobierno y la figura de Massa, le terminó causando sin embargo un triunfo político al oficialismo: mostró que puede sancionar leyes sin tener que negociar con el macrismo y sus aliados. Y que, con el apoyo de algunos bloques menores, no es imposible juntar la mayoría necesaria también en Diputados, lo que le baja el precio a cualquier amenaza que JxC realice.

Esa realidad puede marcar el próximo mes en el Congreso, donde por los temas a tratar todo parece indicar que el clima será más parecido al de esta semana que al que, al menos Diputados, venía mostrando en estos meses.

 

Por Mateo Lazcano

Leer 436 veces