Martes, 12 Octubre 2021 12:21

Los obstáculos de la violencia

Maid Maid

Los obstáculos de la violencia

@Ludbe_gonzalez

El 1 de octubre se estrenó por Netflix la serie Maid, traducida al español como Las cosas por limpiar, creada por Molly Smith Metzler e inspirada en las memorias de Stephanie Land, Maid: Hard Work, Low Pay, and a Mother's Will to Survive, en las que cuenta lo que vivió después de haber dejado a su marido violento.

Este drama está protagonizado, sobre todo, por Sarah Margaret Qualley interpretando a Alex, y Andie MacDowell, quien se pone en la piel de Paula, donde son madre e hija tanto en la ficción como en la vida real.

La historia trata sobre una mujer de bajos recursos que busca independizarse al dejar a Sean (Nick Robinson), su pareja, después de un episodio de violencia doméstica junto con su hija de dos años.
Una vez que decide alejarse de ese lugar, Alex busca ayuda en el sistema de asistencia gubernamental mediante el cual logra ser contratada para limpiar casas, pero que, sin embargo, a la vez le entorpece más la vida. Así, a pesar de sus esfuerzos son muchos los obstáculos y estigmas que van a dificultar sus objetivos.
Además de Sean, que la amenaza con sacarle la custodia de su hija Maddy si no vuelven a la casa, comienza una complicada relación tanto con su madre como con su padre, con quienes no tiene mucho contacto y también situaciones que van a desbloquear patrones de conducta que se suceden en las dos generaciones implicando un descubrimiento para Alex dentro de sus recuerdos.

En estos 10 capítulos, si bien la protagonista rechaza oportunidades favorables y se cruza con situaciones y demás personajes que permiten su avance de manera un tanto inverosímil a la realidad, se entreteje una red de patrones que dejan en claro el por qué ella rechaza esas oportunidades u ofertas. Es decir, finalmente ese rechazo es un mecanismo más que se pone en marcha para demostrar la hostilidad y los intereses que se escondían bajo tales ofrecimientos.

Se ve claramente, a partir de esto, cómo se usa la sutileza de la violencia psicológica en diversos ámbitos, para demostrar y evidenciar la gravedad de estos casos y su potencial avance, pero, sobre todo, la forma en que se prestan para negarlos como tales por la confusión y naturalización de la víctima dadas en la costumbre de la repetición como cotidianeidad.

De esta manera, sumida en la pobreza, se aferra a su escritura como forma de esperanza mientras se enfrenta a un sistema marginal y violento, con la intención de poder darle la mejor vida posible a su hija.

.

 

 

 

 

 

Leer 147 veces