Viernes, 17 Septiembre 2021 20:06

Escapar de la realidad: la ficción en la literatura.


Escapar de la realidad: la ficción en la literatura.

 

@camiwolves

¿Por qué los lectores evitan la realidad de la vida y lo buscan dentro de la ficción?

Escapando de la realidad, un día descubrimos que queremos salir de todo eso que nos rodea. Los problemas de la vida queremos dejarlos de lado. Nos sentimos atrapados. ¿Por qué recurrimos a la literatura de ficción? ¿Qué es lo que nos llama de ese mundo literario?

Salir corriendo de nuestros propios hechos, del desamor y la angustia. Empezar a leer una parte de la ficción que nos hace pensar en otra vida, otro lugar.

El habito del lector, el lazo con el autor. Las razones de los escritores, el escritor quien fue autor alguna vez y lo sigue siendo. Eso mismo.

Escapemos de la realidad lectores, hundámonos en la ficción, recorramos la vida de ese personaje que tanto nos llama la atención. Animémonos a abrir esa puerta del mundo ficcional de cuyas vidas de aventuras y misterios. Leamos a quienes no somos nosotros mismos. Leamos otras vidas. Una vida que alguna vez habrá existido pero que hoy son ficciones. Salgamos de todo esto que es hoy nuestra actualidad.

No solo el escritor se pregunta si escribe para escapar de la realidad, la vida del periodista también es todo un misterio, pero que constantemente lleva el hilo de la actualidad, pero seguramente quiere estar del otro lado, en esa ficción, en alguna obra de teatro, por ejemplo, vivir otro papel en su vida.

Vivamos como lo decía Poe: “Las cuatro condiciones para la felicidad: el amor de una mujer, la vida al aire libre, la ausencia de toda ambición y la creación de una belleza nueva”.

Hagamos de la literatura nuestra propia nave de escape. Pongámonos a pensar porque le escapamos a todo aquello que solemos vivir y lo convertimos en literatura. La duda de por qué esa ficción fue alguna vez nuestra realidad. Alguna vez Cortázar vivió su ficción y realidad en su vida. Y eso es lo que nos atrapa de él. Aparte de ser jazz, vino y Paris.

Arrojémonos a la curiosidad sin vida. A los misterios. A toda esa vía continua de escape que es ese tren oscuro como lo son los cuentos de la autora Mariana Enríquez.

“Lo que la Oscuridad les dice no puede ser interpretado en este plano. La Oscuridad es demente, es un dios salvaje, es un dios loco.”

― Mariana Enríquez, Nuestra parte de noche.

La ficción, nuestra única realidad.

 

 

 

 

 

 

Leer 186 veces