Miércoles, 21 Julio 2021 19:01

Ni tan extraños, ni tan idénticos

Vidas separadas Vidas separadas

Vidas separadas

Por IG: @mag.ledesma

El documental Vidas separadas (Three Identical Strangers, Tim Wardle, 2018), que fue premiado en el Festival de Cine de Sundance en 2018, se estrenó el pasado 28 de junio en Netflix. Narra la historia de los trillizos Bobby, Eddy y David, quienes fueron separados al nacer y adoptados por tres familias de distintas clases sociales. Luego, se convirtieron en estrellas y a la vez en víctimas de las investigaciones de un psiquiatra infantil. Estos hechos acontecieron en Estados Unidos a comienzos de la década de 1960, pero la historia se dio a conocer casi veinte años después, cuando azarosamente dos de los hermanos se vieron vinculados por la universidad.

Pensar en que un niño puede ser objeto de la mirada perversa de un otro que va a realizar experimentos para sus propios intereses resulta escalofriante. Esta historia me remite a The Truman Show (P. Weir, 1998): alguien tiene el poder de orquestar la vida de otra persona sin que esta se entere. Pero los intereses del creador del programa televisivo y del psiquiatra son distintos. El primero separa a Truman de la vida real y lo introduce en un gigantesco set de filmación para capturar su emoción real. En cambio, el psiquiatra separa gemelos recién nacidos, sin advertir a los padres adoptivos, para observar su comportamiento. Sus investigaciones giraban en torno a la tensión entre naturaleza y cultura, a lo genético y lo adquirido. Ambas historias inquietan, pero la diferencia es sustancial: una es ficción y la otra una historia real.

Las historias increíbles son como carnadas para los periodistas y la de los trillizos no fue una excepción. Bobby, con diecinueve años, decide ir a la universidad. Según él mismo testimonia, era un chico tímido y nada popular. El primer día de clases es recibido por sus pares de manera entusiasta, como si lo conocieran... resulta que lo confundían con Eddy, su gemelo idéntico. Esta ya es una historia increíble, que rápidamente llegó a los medios: “Gemelos separados al nacer se reencuentran luego de diecinueve años”, podría ser uno de los titulares que probablemente salió en diarios y revistas. Y justamente uno de estos ejemplares llegó a las manos del tercero de los hermanos, David, quien al ver la foto de Bobby y Eddy en la prensa se vio reflejado en sus rostros.

Este documental tiene dos momentos diferenciados: el primero gira en torno a la felicidad del reencuentro de los hermanos, a la sensación que generaron en la sociedad en los años ochentas, al reconocimiento público y a su acceso a la fama que los llevó de programa en programa y hasta les dio un cameo en la película Buscando desesperadamente a Susan (Desperately Seeking Susan, S. Seidelman, 1985), protagonizada por Madonna. El segundo momento está enfocado en la parte más oscura de la historia: la prueba del psiquiatra, su lado oculto y sus consecuencias.

Vidas separadas reconstruye la historia de los trillizos tomando sus testimonios, realizando entrevistas a sus familiares y allegados, apelando a materiales de archivo público y privado: fotográfico, fílmico y periodístico y recurriendo a cuidadas dramatizaciones con actores. A su vez, indaga sobre una de las discusiones del experimento al que fueron sometidos: la personalidad, ¿se construye a través de la crianza o está supeditada a cuestiones genéticas?

 

 

 

Leer 366 veces