Lunes, 09 Septiembre 2019 10:55

Y la plaza quedó grande

A María Eugenia Vidal la plaza de Morón le quedó grande para celebrar el cumpleaños. La plaza no llegó a llenarse, y aunque la candidata demoró su aparición en público, esperando la llegada de más manifestantes, finalmente debió hacer una aparición limitada a un saludo para los que se acercaron hasta las vallas que rodearon el ingreso a la municipalidad.

Luego, desde las escalinatas de la intendencia que conduce su ex marido, Ramiro Tagliaferro, tiró besos, saludó con los ojos llenos de lágrimas y gritó varias veces “¡gracias!”, pero sin micrófono. Tampoco hubo discurso.

La plaza de Morón está pegada a la sede de la municipalidad. A las cinco y media de la tarde, cuando Vidal llegó, sólo estaba cubierto el pasillo central de la plaza y el cantero más cercano al edificio. Había, sí, mucha bandera desplegada. Desde una camioneta oficial, pusieron la cumbia de campaña: “Ya no queremos mafias / ya no queremos narcos / junto a María Eugenia / vamos a erradicarlos”.

A pesar del intento de convocatoria hecha a través de redes sociales bajo la etiqueta #8SApoyamosALaLeona para expresar el respaldo a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, la misma tuvo poca repercusión. En la plaza San Martín de Morón se reunió apenas un puñado de simpatizantes del macrismo con banderas celestes y blancas.

El llamado de varios tuiteros oficialistas era para llenarle una plaza a Vidal y darle respaldo luego de su estrepitosa derrota en las elecciones primarias, en las que quedó a 18 puntos del candidato a gobernador del Frente de Todos, Axel Kicillof.

Buscaban replicar lo sucedido el pasado 24 de agosto en la Plaza de Mayo, cuando Macri salió a saludar desde el balcón de la Casa Rosada a las miles de personas que se acercaron. Esta vez, el saludo de Vidal parece demorarse a la espera de que lleguen más simpatizantes de Cambiemos.

El PRO se encargó de entregar banderas argentinas a las pocas personas que se acercaron, pero la baja concurrencia hizo que haya de sobra.

Susana, jubilada, admitió que se le está haciendo “un poco más difícil llegar a fin de mes pero prefiero achicarme y vivir en democracia”. Luis, de Esteban Etcheverría, señaló que “lamentablemente, se la está juzgando sólo por el bolsillo”.

Los canales de noticias transmitieron la llegada de Vidal con planos cortos, siempre pegados contra el vallado, para evitar los espacios vacíos de la plaza, con el micrófono puesto en un griterío que no tenía densidad. Mostraron a Vidal emocionada, con lágrimas en los ojos. “La gobernadora tiene la intención de caminar entre la gente, pero no es fácil” dijo la movilera de TN. En realidad, sólo caminaba contra las vallas. Detrás, una vez que terminaba el cantero ya había poca gente.

“Faltó difusión. Fuimos más en la plaza del 24” (apoyando a Mauricio Macri), lamentó Eva, de Malvinas Argentinas. Owen, de 28 años, hizo un pedido especial: “No pongas que esto está lleno de viejos”. Después opinó: “No somos menos que los que esperaba, somos los que esperábamos ser, porque somos autoconvocados, no tenemos micros ni nos dan planes”.

Otra señora intervino para apuntar que era exactamente así. Tanto que ella se había pagado un Uber para llegar a la plaza.

Leer 304 veces
Más en esta categoría: « Chau al asado Quién es Eugenio Veppo »