Martes, 13 Agosto 2019 10:04

La cara de la derrota oficialista la explican con la crisis

Nicolás Cassese Nicolás Cassese La Nación conurbano

 

Tres de febrero fue uno de los distritos donde Macri logró una victoria importante sobre el peronismo en 2015, pero ahora quedó muy lejos de Fernández.

"Soy una de las arrepentidas", dice Patricia Ríos a la salida de la sede de Universidad Nacional de Tres de Febrero. "Yo soy otra, cada vez que cuento que en 2015 lo voté me quieren fusilar", se suma Esther Rodríguez.

Son compañeras de la carrera de Enfermería y se refieren a su voto a Mauricio Macri en las elecciones que lo llevaron a la presidencia. El cimbronazo que sacudió la estantería política argentina tiene muchas explicaciones, pero una de ellas es la rebelión de este distrito de clase media que se extiende al oeste de la ciudad de Buenos Aires, en el primer cordón del conurbano.

Lejos de los extremos que suponen localidades de corazón peronista histórico, como La Matanza, o su opuesto, Vicente López, Tres de Febrero fue uno de los puntos neurálgicos de la alineación de planetas que llevó a Macri a la presidencia, a María Eugenia Vidal a la gobernación y a Diego Valenzuela, un periodista que debutaba en política, a la intendencia.

En 2015, Macri perdió las PASO en Tres de Febrero contra Daniel Scioli por apenas cinco puntos y dio vuelta esa diferencia para imponerse en la primera vuelta. Fue una de las tantas historias del éxito de Cambiemos en esa elección. Cuatro años después, la historia es muy distinta: Alberto Fernández sacó el 47% de los votos y Macri, el 30%.

" La crisis", suspira Liliana Rodríguez desde su quiosco en una de las esquinas céntricas de la avenida San Martín. Las ventas, dice, bajaron 40% en un año. "La gente carga la tarjeta SUBE con apenas 100 pesos", asegura. Cuatro de los ocho locales de su cuadra están cerrados.

Fiado

A la vuelta, sobre la calle Urquiza, la situación en una casa de lotería es similar. Sergio Furfaro, el encargado, acusa un caída del 30% en la facturación desde 2015. Intenta paliar el derrumbe fiando a algunos de sus clientes de confianza, pero no es suficiente. "Si un político me dice que hace calor, me abrigo", asegura mientras la televisión muestra una imagen abatida de Vidal. Él y su hija Agustina también son votantes de Macri arrepentidos. Su opción del domingo último fue José Luis Espert.

Al florero del barrio, Jonatan Aversa, tampoco le está yendo bien. Asegura que le cuesta facturar los 40.000 pesos que tiene de costos mensuales. Las rosas y los claveles se venden, pero las fresias, la flor de estación, casi no circulan, dice. Recuerda muy bien su primer día en el puesto, el 27 de diciembre de 2002, cuando la Argentina empezaba a recuperarse. "Macri le sacó la plata del bolsillo a la gente", se queja.

El barrio, de casas bajas y un par de edificios aislados que no superan los diez pisos, está prolijo y se ven algunas obras recientes. La cartelería política no es abrumadora. Cerca de Valenzuela dicen que su gestión tiene buenos índices de aprobación, pero igual están preocupados. La sumatoria de los cinco candidatos del Frente de Todos sacó un 12% más de votos que Valenzuela, que va por la reelección.

La apuesta del oficialismo es que Juan Debandi, el candidato peronista que ganó las PASO, pierda algunos de los votos de sus contrincantes, pero es difícil escindir la gestión municipal de la nacional. Valenzuela confía en ganar adhesiones entre las primarias y la segunda vuelta, como ocurrió hace cuatro años. Explica la diferencia de su contrincante en que el Frente de Todos elegía entre diferentes candidatos. Él, en cambio, no tuvo rival.

Sin embargo, la caída la entienden y exlican también por circunstancias ajenas al entramado de la política local. Lo que pasó en Tres de Febrero se repitió en otras intendencias de la provincia de Buenos Aires. El domingo perdieron cinco de los ocho jefes comunales con los que Cambiemos penetró en el conurbano bonaerense. Además de Valenzuela, fueron derrotados Martiniano Molina (Quilmes), Néstor Grindetti (Lanús), Ramiro Tagliaferro (Morón) y Nicolás Ducoté (Pilar).

Los únicos victoriosos en el conurbano fueron Jorge Macri, que se impuso por casi 30 puntos de diferencia en Vicente López; Gustavo Posse, que sacó 15 puntos de diferencia en San Isidro, y Jaime Méndez, que le sacó 9 puntos a su rival en San Miguel.

Leer 630 veces