Martes, 11 Junio 2019 14:29

Los natatorios "hacen agua" con las boletas de gas

La suba de los servicios hace difícil que esta actividad siga adelante. Se cree que bajó un 40 por ciento la cantidad de gente que asistía a las piletas climatizadas.

La crisis económica que se vive por estos tiempos no dejó sector sin abarcar, y uno de aquellos que se disfrutaba o utilizaba como ejercicio o terapia no fue la excepción. Se trata de los natatorios que corren serio riesgo de desaparecer, debido a que las altas facturas de gas y otros servicios, están complicando la actividad.

 

El diario Crónica dialogó con dueños o encargados que comentaron la dramática situación por la cual están pasando actualmente, de hecho, no saben como van a seguir adelante con sus emprendimientos. Una de ellas llamada Natalia, encargada del natatorio Splash (ubicado en la calle Darregueira al 400 de la localidad bonaerense de Valentín Alsina), quien dijo preocupada que "el tema es que no lo podemos trasladar a la cuota, sin ir más lejos desde noviembre a marzo hubo un aumento del servicio de casi un 100 por ciento, y la cuota (hoy cerca de los 1.200 pesos) se levantó un 30 por ciento desde el año pasado. De los servicios el mayor problema es el gas por la utilización de las piletas climatizadas, además nunca sabés cuanto te va a venir en la boleta. Nosotros cotejamos las boletas y pasó de valer 3,70 a 7 pesos por metro cúbico de noviembre a mayo, y lo tenés que pagar porque sino te cortan el servicio de la pileta".

 

La mujer agregó que "recién estamos pagando la boleta de enero y febrero y no sé cuanto va a venir la nueva, porque no se entiende cómo facturan. En 2017 no me facturaron en todo el año y después me vino todo junto. El año pasado pagamos 30 o 35 mil pesos y ahora creo que nos va a llegar 50 mil, además ahora en invierno baja y está más complicado porque la gente saca lo que menos necesita para gastar. Hace rato las piletas no sacamos un peso y tuvimos que poner plata. Pagamos más de servicio que de alquiler o empleados".

 

En tanto, Gabriel, uno de los dueños de Marbella, (ubicado en la avenida 25 de Mayo al 800 de la localidad de Lanús), sostuvo que "desde que hubo este aumento indiscriminado de cosas, todo se fue por las nubes y no pudimos ajustar la cuota porque si no la gente no viene, y eso nos lleva hoy en día a subsistir con meses que vamos para atrás y meses que son mejores como la temporada alta, que va desde setiembre a noviembre y en algo se compensa. Tenemos otras actividades porque si fuera por esto sólo, ya estaría cerrado porque no lo podemos costear con semejante aumento".

 

Gabriel (quien pagó en su última boleta 80 mil pesos de gas) agregó que "Con 10 o 12 grados afuera, tenés que tener adentro prendido todo todo el día, el agua hay que mantenerla todos los días, no es que el domingo la podés apagar, porque sino su temperatura no al levantás más. Está casi insostenible y buscamos maneras, como poner una manta térmica que tapa la pileta de noche, pero no alcanza. Más no se puede aumentar porque la gente no tiene".

Leer 162 veces