Jueves, 21 Febrero 2019 11:41

Un "amor de película" en la vida real

A un mes del fallecimiento de Belén, su novio decidió contar su emocionante historia.

La historia de Belén y Santiago apareció para romper con la popular frase que muchos dicen comúnmente: "Eso solo pasa en las películas". Es que, a un mes del fallecimiento de Belu, Santi se animó a dar a conocer su relato de amor, que posee muchas aristas conmovedoras con las que movilizó el corazón de varias personas.

 

Al estilo de la película "Bajo la misma estrella", hay veces que el amor brota en los momentos menos pensados y sirve para poder atravesar una situación crítica de una mejor manera posible. Esto les sucedió a estos dos jóvenes que estaban saliendo desde hacía dos años, donde compartieron amor, alegría, felicidad, acompañamiento y entendimiento en los altibajos.

 

Belu Rataus era una joven vecina de El Palomar, de 23 años, que padecía fibrosis quística, una enfermedad genética, hereditaria, no contagiosa. La misma se la detectaron antes de que naciera, por lo que su vida estuvo signada por distintos tratamientos que tuvo que efectuarse debido a que afecta a los pulmones y, en menor medida, al páncreas, hígado e intestino (Ver Nota).

 

En una de esas tantas internaciones que tuvo, fue donde conoció a Santi, quien también lucha contra la misma enfermedad. En diciembre de 2016, tuvieron su primera salida y desde ahí no se separaron más: compartieron viajes, caminatas, juntadas y hasta nebulizaciones. Todo lo que ocurriera a su alrededor lo intentaban atravesar juntos, de una mejor manera posible.

 

En septiembre de 2018, fueron invitados a un casamiento y allí hubo un punto de quiebre tras una descripción: "Se miran como nosotros". Ese iba a ser el puntapié inicial para que a Santi se le ocurriera una loca idea que era la de querer casarse con ella. El 8 de ese mes llegó la propuesta. Luego de una salida al teatro ciego y de una cena en Puerto Madero, fueron al Puente de la Mujer. De manera inesperada, Santi se arrodilló frente a Belu y le hizo la emocionante pregunta: "¿Te querés casar conmigo?".

 

 

En un principio, Belu no lo podía creer hasta que, sumamente contenta, le respondió si no le iba a poner el anillo y se lanzó a sus brazos. A partir de ese instante, empezaron con los preparativos iniciales, como ir a ver salones o armar la lista de invitados. Sin embargo, el destino no les permitió cumplir su sueño porque, al mes siguiente, fue la decaída de Belu.

 

Ella tuvo que ser internada y entró en lista de emergencia nacional esperando un trasplante bipulmonar y de hígado. Después de dos meses, el ángel donante apareció. "Jugaste, fichaste, reíste, lloraste, ganaste, perdiste...Y ahí vas", fue una de las últimas frases que se dijeron mirándose a los ojos y con la esperanza de que todo saliera bien.

 

Pero el cuerpo de Belu no resistió más y en enero falleció (Ver Nota). "Nosotros rompimos todas las reglas, nos conocimos, vivimos una historia de amor y realmente fuimos felices generando momentos día a día, con sonrisas, muecas, besos, juntando caras, caminando de la mano por la calle, en la playa, en el hospital o mientras manejaba, como también el pasillo de la casa de tus viejos", expresó Santi.

 

"Cuando pienso en lo que sentíamos mientras íbamos de la mano se me viene a la cabeza, tal como te dije más de una vez, una frase que dice: 'Miren todos, ellos solos pueden más que el amor y son más fuertes que el Olimpo'. No te paré de mirar nunca por ende siempre me decías: '¿Qué hacés? ¡Me inhibís!, mientras se te escapaba una sonrisa. Fueron los mejores dos años de mi vida. Volvería a conocerte, elegirte una y mil veces princesita mientras me la vuelvo a jugar con tal de estar a tu lado. Te amo para toda la vida", cerró.

Leer 1862 veces