Jueves, 22 Noviembre 2018 10:18

Denuncian negociados con empresas de salud del PRO y vaciamiento

Las autoridades municipales quedaron en el centro de las críticas por deficiencias en el SAME y por haber girado millones a la UCM, vinculada con Cambiemos.

Hace un tiempo que los trabajadores del SAME Tres de Febrero hicieron público su malestar por un "vaciamiento" que sufren con despidos y reducción de sueldos, entre otras cosas (Ver Nota). Sumado a esta problemática, ahora el intendente Diego Valenzuela quedó en el centro de las críticas por una serie de decretos donde giró una importante cantidad de dinero a una empresa privada de salud vinculada con un hombre de Cambiemos.

 

El sistema de salud del distrito está atravesando una situación complicada, donde muchos remarcan la desidia municipal y provincial. En principio, se había anunciado la llegada del SAME, que ahora denuncian que no se está llevando adelante de la mejor manera (Ver Nota). Luego, se informó sobre la creación de la Red AMBA, que también trajo aparejada preocupación de integrantes de las cooperadoras de las Salas ya existentes que no sabían cuál será su futuro (Ver Nota).

 

Y actualmente, el intendente está siendo señalado por negociados que llevó a cabo con privados relacionados al PRO. "Dilataron el tiempo de llegada del subsidio por parte del gobierno provincial, como así también la llegada de las 9 ambulancias, ya que les convenía seguir con la empresa privada UCM", expresó un trabajador del SAME despedido. Con esto, hizo referencia a la Unidad Coronaria Morón S.R.L, que pertenece a Jorge Barreiro quien, hasta diciembre de 2017, se desempeñó como funcionario de Ramiro Tagliaferro, el Jefe Comunal de Morón.

 

Según notificó LaTeclaInfo, desde la llegada de Valenzuela, la comuna adjudicó varios millones a la UCM, que presta servicios de ambulancias y sirven para cubrir las deficiencias de los vehículos del SAME, debido a que no cuentan con la tecnología necesaria para ser catalogadas como "de alta complejidad". Mediante un decreto del 5 de abril, amplió la orden de compra 1542/2017 por la suma de $2.250.000. Sumados al monto inicial de $4.500.000, le giró un total de $6.750.000 para la empresa de Barreiro.

 

“La desinversión y la precarización de la salud pública es política de estado de este gobierno”, denuncian los empleados del SAME que ven como los millones van a los privados y no a optimizar su funcionamiento. En medio de todo esto, los que salen perdiendo más que nada son los vecinos del distrito que observan el sistema de salud cada vez más deteriorado.

Leer 3245 veces