Viernes, 04 Octubre 2019 12:46

"Yo no fui"

Valenzuela se pasó 4 años como intendente justificando impunemente con falsas explicaciones las medidas recesivas del macrismo. Cuando se le hacían reclamos por falta de gestión local seguía el mismo libreto de Macri, hablar del pasado o promocionar supuestas medidas que nada resolvían en verdad. Una selfie, en una cocina de una escuela, no es una gestión que solucione la falta de estufas en la mitad de las aulas de Tres de Febrero.

Se aprovechó todo este tiempo de los vecinos que querían creer en las promesas de la lluvia de inversiones, los segundos semestres y las otras orillas.

Ahora que es momento de la verdad, lo único que hace es redoblar lo mismo que hizo durante todo este tiempo, contar falsedades y mostrarse como algo que no es.

Y lo hace en un límite ético y legal que preocupa. Sortear comida entre las familias más necesitadas, usar la factura municipal que pagamos todos para hacer campaña con su foto, querer instalar nombres que no están en las listas de candidatos o repartir bolsones de comida del Municipio con su imagen son graves hechos de un moral tan dudosa que la Justicia debería evaluar si corresponden.

Frente a los cuestionamientos por estos hechos de escasa ética el Intendente se lava las manos y dice desconocer todo. Repite otras de sus frases habituales “no tengo nada que ver”, “no es mi responsabilidad” y “yo no hice nada”. Y en esto último, por fin aparece algo de verdad en sus dichos, es cierto que no hizo nada en estos 4 años por los temas que de verdad importan a la gente como es el trabajo, la economía, la seguridad y la educación.

La gente eligió a Valenzuela para que fuera su Intendente, no el gerente de Cambiemos en Tres de Febrero. Tuvo la gran oportunidad de demostrar para quien gobernaba, si para los vecinos o para Macri y Vidal, y sus actos dejaron muy en claro de qué lado estuvo siempre.

Si estaba en desacuerdo con los ajustes y políticas económicas de Macri lo podría haber demostrado con medidas que defendieran a Tres de Febrero. Pero no lo hizo. Jamás defendió a los cientos de comercios y pymes que cerraban en nuestros barrios. Nunca hizo un solo amparo judicial para proteger a las familias, a los clubes de barrio, de los terribles tarifazos como sí hicieron otros intendentes. No le importaron los vecinos que sufrieron en carne propia la reducción de medicamentos gratuitos y los ajustes en discapacidad del macrismo. Abrazó los excesos de Patricia Bullrich aplaudiendo los casos de gatillo fácil en nuestro Distrito, aunque la Justicia determinara que fueron hechos de violencia institucional. Fue parte del abandono de la educación pública a tal punto que en nuestros barrios, este invierno no hubo gas y estufas en las aulas. Y puedo seguir con decenas de ejemplos más.

Ahora en un acto desesperado, quiere disfrazarse de sensible intendente que está del lado de los vecinos, cuando durante 4 años nunca escuchó a la gente. Cuando en Tres de Febrero llevó adelante de manera sistemática las mismas políticas del gobierno nacional, las del desempleo, el miedo, el cierre de persianas y la falta total de futuro.

Todo lo que hizo durante su gestión no deja dudas, Valenzuela es cómplice de Macri y Vidal.

Por Mauro Corbera

 

Leer 396 veces