Sábado, 31 Agosto 2019 13:39

El fuerte, la serie y Carlitos.

Cuáles son los factores socioculturales que me empujan a odiarlo todo empezando por mi. Suelo hablar de microclima socio ambiental, amuchado en un complejo habitacional mal llamado Fuerte Apache. Montones de fueguitos opacados por los medios que “la flashean re” me decían unos chicos mientras miraban unos tipos sacando fotos a los edificios y disfrutaban una cerveza en una hermosa tarde de sol.

Ahí nomas recordaba la idea que Denis Merklen sugiere acerca del “letargo de la espera, la cual permite integrar la naturaleza traumática de lo imprevisible”. Haber nacido y transitado mis diferentes etapas de vida en este barrio: niñez, adolescencia, juventud y adultez; supongamos que me califica para decir lo que se me antoje – esto dice el adolescente transicional que me cohabita- después de todo así hablaba siendo adolescente y cosas peores.

Formé parte de ese pelotón de pibes que describe la serie de Tévez, para situarnos en tiempo y espacio. Pues bien, qué podemos agregar a lo visto y a lo dicho; acaso profundizar la violencia como efecto de esa misma violencia que hace al “pobre ciudadano” ser un infeliz y además acusarlo por no ser un infeliz calificado, sino mas bien quejoso y pedigüeño cuando siente que el alma ya nada le vale. O quedarme con el criterio exitista del uno en un millón como meta-mensaje.

Saberse en los márgenes trae adjunto historias de milagros y sobrevivientes como nuestro “Carlitos”. Entonces yo elijo la leyenda del Padre Mugica, mi padres solían hablarme tanto de él que lo idealice profundamente como si lo hubiera conocido y murió trágicamente (asesinado), su vida fue vertiginosa y de renunciamientos, de consagración pero concluye en tragedia. ¿Por qué?

Mí por qué es tan tendenciosa y subjetiva que me enorgullece decirlo: porque el Padre Carlos eligió la opción por los pobres, por los derechos de los pobres. Por la identidad, por el acceso a la representatividad villera en su momento, que es parte de la genética identitaria también de nuestro barrio, que dicho sea de paso, lejos está de la marginalidad y del impacto mediático de connotación tendenciosamente negativa, fui muy chico pero siento sus vidas corriendo por mis venas. Yo viví ese barrio de brazos solidarios y de organizaciones inclusivas. Tan grande fue, que un gobierno necesito borrarlo de la historia y hoy muy pocos chicos y la sociedad en general, diría, sabe que nuestro barrio se llamó en su nacimiento: Barrio Padre Carlos Mugica.

“Pobres Ciudadanos” Denis Merklen
El autor se inspira en el libro “Capitanes de la Arena” de Jorge Amado para crear la figura de cazador urbano.

Por: Carlos Gastón Leclet, "Chiqui"

Referente y comunicador social en Fuerte apache 

Leer 961 veces