Lunes, 05 Agosto 2019 09:35

Inseguridad y muerte

 

Inseguridad y muerte son dos temas muy difíciles de afrontar en una charla porque muchos dicen que no deberían ocurrir. La muerte deja dolor en los deudos y nunca se puede saber el momento en que va a llegar.  Con la inseguridad ocurre exactamente lo mismo, con la diferencia que es evitable, si se quiere. La muerte no se puede evitar porque es parte de la vida.

Las noticias suelen mostrar las muertes y nos damos cuenta que muchas son consecuencia de la inseguridad. Mueren vecinos culpa de no haber sido cuidados por el Estado. Mueren porque en lugar de prevenirse el delito se mira para otro lado. Mueren porque las cámaras callejeras no ven, no terminan de ser suficiente herramienta de protección. La policía no alcanza, dirán algunos. Los delincuentes están jugados y ya no tienen códigos dirán otros. Lo real es que las muertes en ocasión de robo se han incrementado.

¿Qué pasa si sos un músico que vas con tus amigos en una camioneta y de repente los tiros policiales te matan sin mas que la versión apoyada por el intendente que se trataba de una banda de delincuentes? O también si sos un diariero que muy temprano vas a abrir un kiosco y encontras la muerte en manos de delincuentes. O un joven que va en búsqueda de una amiga para acompañarla a la parroquia del barrio y al bajar del colectivo hayas la muerte por un tiro en el pecho tan sólo por un celular. Todos son casos reales de Tres de Febrero.

El de Diego Cagliero, asesinado por la policía en la avenida Marquez es uno de los casos. Fabián Manduca es el diariero que mataron en Caseros los delincuentes para llevarse la camioneta y Matteo Villica de 16 años es el joven que muere en Loma Hermosa a manos de motochorros.  Pero no son todos. Aparecen casi semanalmente los nuevos muertos por la inseguridad.

La inseguridad que prometía desterrar Diego Valenzuela con su secretario de seguridad Lucioni quedaron sólo en promesas que muchas familias hoy lloran y lamentan. Esa falta de seguridad para andar sin ser víctima de algún delincuente que entra y sale sin pagar cuando logran detenerlo.

Para algunos sociólogos el encierro carcelario no es la solución ni la forma de modificar el delito, ya que se encuentra gran cantidad de reincidencia en los delincuentes, aumentándose en los mas jóvenes. Pero de todas maneras la ley exige que los que violan las leyes cumplan sus condenas para satisfacer el reclamo de justicia.

Pero que hacer, que decir, que pensar cuando hace unas horas nomas un joven conductor es nueva víctima de la delincuencia.  Kevin Quiroz manejaba su remis de madrugada llevando a un pasajero al barrio Ejercito de los Andes siendo sorprendido por dos personas que sin mas dispararon nueve veces al menos matando al pasajero con 5 tiros y dejando entre la vida y la muerte al joven remisero con cuatro balas en su cuerpo en el hospital Carrillo. 

Kevin es hijo de una compañera de Radio Class de Saenz Peña y ella como cualquier otra madre no merece este dolor por la inseguridad.

Por Marcelo Sordi

https://www.facebook.com/a.contramano

Leer 1705 veces