Miércoles, 07 Octubre 2020 21:35

Larreta busca privatizar el acceso al río

 

Cumpliendo un viejo anhelo del macrismo, que naufragó en 2016 con la interrupción del proyecto Solares de Santa María, en la ex Ciudad Deportiva de Boca, la Legislatura debatirá este jueves la rezonificación de casi 32 hectáreas de los predios de Costa Salguero y Punta Carrasco, para levantar allí un complejo de viviendas de lujo.

Este jueves desde las 11:30, en una sesión mixta (con legisladores en el recinto y otros de modo remoto), dos proyectos presentados por el Ejecutivo porteño podrían derivar en una nueva y formidable entrega del larretismo de espacios públicos que deberían disfrutar todos los ciudadanos a manos de un puñado de desarrolladores.

Lo que está en juego es nada menos que la privatización del río. Se debatirá la autorización para construir un barrio náutico con edificios de diez pisos frente al Río de la Plata, donde funcionaba el complejo Costa Salguero. Y no sólo eso. A manera de aperitivo, el oficialismo también impulsa una serie de convenios urbanísticos que le permitan elevar la altura permitida para futuras construcciones en predios de Puerto Madero, Palermo y Villa Crespo. Para todo esto requerirá al menos 31 votos.

El barrio náutico es un viejo anhelo del macrismo, es decir, la privatización del acceso al río no ya para comercios y eventos sino para viviendas de lujo. Lo había intentado en 2012, con el proyecto Solares de Santa María S.A., del grupo IRSA, que pretendía construir un barrio exclusivo con 13 torres en lo que había sido la Ciudad Deportiva de Boca, en Costanera Sur, y hasta llegó a condicionar la urbanización de la villa Rodrigo Bueno, enfrente, a la rezonificación de aquellos terrenos. Ese proyecto fracasó entonces y volvió a hacer agua en 2016.

Ahora, la conquista del río para unos pocos se muda a la Costanera Norte, para lo cual también reformular la zonificación de los terrenos de dominio público que ocupan unas 17 hectáreas que pertenecían al complejo Costa Salguero, y otras 14 hectáreas, separado por la desembocadura del colector del arroyo Maldonado, donde estaba Punta Carrasco.

Ambas parcelas quedaron incluidas en el llamado "Distrito Joven", una herramienta ya habitual del Ejecutivo porteño para allanar el camino a la enajenación de tierras públicas. Caídas las concesiones de los complejos que allí funcionaron durante décadas, pagando cánones ridículos y subalquilando a terceros, una ley aprobada por sus legisladores en diciembre del año pasado habilita al gobierno porteño a vender esos terrenos a la vera del río.

El concurso nacional para definir el proyecto urbanístico que se desarrollará en ese espacio ya fue seleccionado, y cristaliza aquel sueño de privatización ribereña: una suerte de barrio exclusivo de diez edificios de hasta diez pisos de altura, con calles internas y espacios verdes frente al Río de la Plata.

Leer 570 veces