Sábado, 26 Octubre 2019 11:54

Escándalo: reperfilamiento de deuda

Escándalo: reperfilamiento de deuda Info 135

 

A 24 horas de las elecciones, la gobernadora María Eugenia Vidal pidió un canje de deuda con el Banco Provincia para evitar caer en default y disparó todas las alarmas financieras y el rechazo abierto de la oposición.

El trámite fue encarado por el ministro de Economía bonaerense, Damián Bonari, quien pidió en una nota al directorio del Banco Provincia que canjee un bono de $ 4.000 millones, con vencimiento al 6 de diciembre, por otros que vencen dentro de un año. Esto se debe al enorme faltante de caja que le complica cerrar las cuentas de este año, tal como había denunciado su rival del Frente de Todos, Axel Kicillof.

El reperfilamiento que pidió Vidal corresponde a un bono de 4.259 milllones, que se emitió en diciembre de 2016 y que vence a comienzos de diciembre por otro equivalente, lo que le daría un año más de plazo.

“Esta Provincia requiere a este Banco el canje de bonos de vuestra tenencia, por un nuevo bono”, se lee en el documento dirigido al presidente del BAPRO, Juan Curutchet. Desde el propio Banco Provincia hablaron directamente de un “default” de la deuda provincial.

Desde los espacios opositores a Vidal estiman que la provincia necesitará entre 50 y 80 mil millones de pesos para hacer frente a pagos de salarios, jubilaciones y deudas a enero de 2020. Ni siquiera las “inversiones”en los distintos tipos de letras que emitió la Nación sirvieron para alivianar el crónico déficit provincial.

A todo esto hay que sumarle que el  gobierno de María Eugenia Vidal ya tiene su primera denuncia penal por corrupción por obras millonarias que se pagaron y no se habrían realizado. El caso, que se filtró pese al blindaje mediático, está siendo investigadi por pedido expreso del presidente de la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

La presentación, que preocupa a Vidal a horas de la elección, fue realizada por el fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo, a instancias del titular de la Suprema, Eduardo De Lázzari, y busca determinar si se realizaron pagos por obras proyectadas pero no ejecutadas en cinco edificios del Poder Judicial, uno de ellos en el distrito de La Matanza.

La denuncia impacta de manera directa sobre el ministro de Infraestructura bonaerense, Roberto Gigante, porque la sospecha es que la cartera a su cargo desembolsó plata en base a certificados de avance de obras pese a que no se había realizado ningún movimiento.

Desde el gobierno provincial minimizaron la movida y aseguraron que “en 2016, a poco de arrancar la gestión de Vidal, aparece esta deuda de la Provincia con el Banco que era todo lo que había aportado el banco a la caja de jubilados de ex empleados de la entidad por un monto que se estima en unos $16.000 millones y por eso la Provincia le entrega estos bonos al Banco para que puedan entrar al balance y empiece a cobrar intereses, ya que esa deuda estaba ‘en el aire’ sin estar asentada en los balances. Ahora se hace un canje en el contexto de mercados cerrados”.

Leer 1082 veces