Viernes, 28 Junio 2019 12:36

Malos cálculos

Preocupación en el PRO: Habría 10 puntos de diferencia entre Kicillof y Vidal. Algunas muestras de arrepentimiento por no haber desdoblado las elecciones.

Todavía María Eugenia Vidal no salió de proselitismo y todos conocen su fortaleza mediática: es un dato para nada menor. Pero dicen que en la Casa Rosada están espantados por las encuestas que indican que podría perder hasta por 10 puntos con Axel Kicillof.

Esas cifras le darían la razón a la gobernadora cuando planteó el desdoblamiento de la elección bonaerense de la nacional para evitar el efecto arrastre de los malos números de Macri en la provincia, donde se concentra el mayor rechazo a su gestión económica. Y complican a su vez las posibilidades de Mauricio que necesita del empujón de Vidal, que aún conserva una buena imagen. Pero ya es tarde para volver atrás, entonces en el Gobierno nacional apuestan todo a una mejora en la economía y a incentivar el consumo para que cambie el ánimo social y desaliente el corte de boleta.

María Eugenia Vidal lo advirtió hace meses: la baja intención de voto de Mauricio Macri sumada al aumento de su mala imagen y el deterioro de los indicadores económicos y sociales comprometían sus chances de reelección en la Provincia de Buenos Aires y por eso promovía un desdoblamiento electoral como el que se les permitió a otras provincias aliadas a la Casa Rosada.

Pero primó la posición del Gobierno nacional de mantener a la gobernadora atada al destino del Presidente y ahora las últimas encuestas que muestran a la mandataria bonaerense 10 puntos debajo de la fórmula Kicillof-Magario les provocan temor, pero poco queda por hacer.

En el PRO miraron más lo que ocurre en la Ciudad de Buenos Aires donde el panorama es bien distinto al conurbano bonaerense donde se concentra el rechazo a Macri y los mejores guarismos a favor de Cristina Fernandez y de Axel Kicillof. Son los votos de los que vieron perder sus empleos o sus salarios deteriorarse bruscamente desde el cambio de gestión.

Según cuenta en el diario Urgente24 la corresponsal en la Casa Rosada, Liliana Franco, en el Gobierno admiten que hoy Vidal pierde por 10 puntos con Kicillof y hay quienes admiten aunque en voz baja que, a la luz de estos números, fue un error no haberle permitido a la gobernadora desdoblar las elecciones aún a costa de que Macri perdiera el empuje de la mandataria.

Por esta razón explican que la conformación fue “cerrada”, es decir sin mayor apertura a la oposición, para que Cambiemos se fortalezca en el Legislativo provincial ante una eventual derrota. Y muestran como contraste la integración de las listas en la Ciudad de Buenos Aires, donde Horacio Rodríguez Larreta tuvo una actitud más abierta, convencido de que triunfará por un amplio margen.

Sin mas remedio electoral, todo se reduce a que el Gobierno consiga mantener las variables macroeconómicas controladas (como el dólar) y genere una recuperación cerca de las elecciones que cambie el humor social. Por eso los incentivos al consumo que anunció recientemente el macrismo con planes de cuotas y facilidades para la compra de autos.

Hasta el diario Clarín acota que en el equipo de la gobernadora admiten que, según las encuestas que ellos mismos contratan, la boleta de Mauricio Macri está hoy siete puntos por debajo de la de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Los vidalistas aseguran que el nombre de la gobernadora mide diez puntos más que el del presidente, pero no hay muchas maneras de predecir en qué nivel quedará la boleta entera de Juntos por el Cambio, la nueva denominación de Cambiemos.

 

No la favorecen tampoco los datos que  recientemente el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación dio a conocer dónde se afirma que el empleo en la provincia de Buenos Aires evidenció una baja de 46 mil trabajadores formales.

 

Leer 1252 veces