Jueves, 12 Marzo 2020 12:34

Coronavirus: Macri desfinanció el Instituto encargado de detectarlo

 

Durante los 4 años de la gestión de Cambiemos se devaluó un 50% el presupuesto, se eliminó la inversión en infraestructura y se redujo la planta de personal técnico en el Malbrán.

Mientras crecen las críticas de los dirigentes de Cambiemos por la llegada del coronavirus a la Argentina, poco se discuten las condiciones en que el gobierno del ex presidente de la Nación, Mauricio Macri, dejó a la instituciones encargadas de prevenirlo.

El Instituto Malbrán es un organismo descentralizado del Ministerio de Salud y es el encargado de hacer las pruebas que confirman o descartan la infección en cada uno de los casos sospechosos. Rol clave para la prevención de pandemias, que el macrismo abandonó cuando tuvo la responsabilidad de administrar el Estado.

Durante los últimos cuatro años se licuó aceleradamente el presupuesto del Instituto y se devaluó un 50% en comparación al alza de los precios. En 2016 tenía asignado $519 millones y para 2019 tuvo apenas $917 millones, con una inflación del 300% en ese período.

Pero la situación es todavía mucho más grave, porque gran parte de los reactivos que se requieren para realizar los test están dolarizados y el proceso de devaluación dejó al borde de la cornisa al Instituto Malbrán. “Estuvimos cuatro años con ingresos casi nulos de los insumos”, confesó un trabajador a La Noticia Web.

Pisos que se inundan cuando llueve, laboratorios cuya construcción estaba casi terminada y ahora se encuentran abandonados, forman parte de la herencia que dejó el gobierno de Cambiemos después de eliminar por completo durante tres años la inversión en infraestructura.

De la comparación entre los presupuestos del 2015 al 2019 surge el relevante dato de que se llevó a $0 la inversión en las condiciones edilicias mediante la eliminación del apartado “bienes de uso” que asignaba recursos a ese fin.

Durante estos años, los trabajadores denunciaron sistemáticamente la crisis edilicia a la que se estaba sometiendo a la institución, pero la respuesta de los funcionarios era que no había dinero para ese fin.

“El presupuesto se bajaba desde el excel de Andrés Ibarra y lo ejecutaba Carolina Stanley, que no es sanitarista, es abogada. Esta gente ahora se pasea por los medios dando cátedra de como deberían ser las cosas”, consignó una fuente del Malbrán a este medio.

Las advertencias también llegaron al ámbito parlamentario en 2018, cuando los diputados del Frente para la Victoria, encabezados por Fernanda Raverta, presentaron un proyecto para declarar la emergencia sanitaria, que incluía al Malbrán y a todos los establecimientos de salud nacionales, pero fue desechado por el entonces oficialismo.

Otro de los costados del ajuste fue la dotación de personal. Si bien en esta institución no sufrió despidos masivos como otros sectores del Estado, se redujo la planta mediante jubilaciones, renuncias y “retiros voluntarios”. Estos éxodos se debieron en muchos casos a que el poder adquisitivo del salario cayó alrededor de un 60% en los últimos cuatro años, y esas vacantes nunca fueron respuestas.

“Una compañera que trabajaba en el laboratorio de coronavirus, ingresó en 2009 con la expansión de la Gripe A y en 2019 se fue porque haciendo una guardia en un hospital, cumpliendo tareas de rutina, ganaba mucho más que en el Instituto”, consignó una fuente sindical a este medio.

Ya son diecinueve los casos de Coronavirus confirmados en todo el país. Mientras los trabajadores del Malbrán actúan contrareloj para detectar o descartar los casos sospechosos, la oposición busca responsabilizar al gobierno por una pandemia que se expande en todo el mundo.

Leer 778 veces