Miércoles, 06 Noviembre 2019 08:58

Habló Cristobal López

Habló Cristobal López Página 12

"Necesito el canal para ir por Cristina, me dijo Macri. ¿Qué significa ir por Cristina?, le pregunté yo. Hay que meterla presa. No, no contés conmigo. No soy amigo de Cristina pero la aprecio y creo en el proyecto del kirchnerismo. De ahí en adelante no sé cómo siguió la charla. Me puse nervioso, me alteró".

El textual es parte de la declaración que ayer prestó el empresario Cristóbal López, uno de los titulares del Grupo Indalo, ante la jueza María Romilda Servini y el fiscal Guillermo Marijuán. López relató el diálogo que mantuvo con Mauricio Macri el 25 de octubre de 2015, a las 11 de la mañana, en la casa de Franco Macri, en Barrio Parque. Servini instruye una causa iniciada por el socio de López, Fabián de Sousa, contra el presidente Macri, los titulares de la Afip y otros funcionarios de Cambiemos por los delitos de coacción y extorsión. El objetivo de fondo fue ahogar a Indalo, Oil y los medios de comunicación del grupo, entre ellos el exitoso C5N, con un doble objetivo: por un lado encarcelar a la ex presidenta y, por el otro lado, para que todo el grupo termine en manos de amigos del actual gobierno o que quiebre y quede como un símbolo de lo que le pasa a los empresarios que no se sumaron a la guerra contra el gobierno anterior.

La declaración de López abarca 18 páginas del expediente y detalla la forma en que se manifestaron las presiones de todo tipo, incluyendo la amenaza de la prisión, algo que finalmente se concretó con el protagonismo del propio Macri, quien llegó a quejarse porque López y De Sousa habían recuperado la libertad. A lo largo de la declaración van apareciendo varios compradores, todos relacionados con la Casa Rosada, pero en algún momento se frenan las operaciones con una consigna asombrosa: "no queremos que López y De Sousa vendan. Queremos que quiebren. Es un tema político", relató López.

López relata una reunión que convocó de inmediato con su abogado de entonces, Alberto Beraldi, y con su socio, De Sousa. Les contó de que le habían confirmado los rumores de que irían presos, pero Beraldi le dijo que no había razón judicial para la detención y De Sousa pensó que eran aprietes sobre la línea editorial de C5N. Es que Macri, hacía ya varios meses, le había dicho a López que lo trataban mal y que también en el Bailando por un Sueño lo habían perjudicado. El empresario le explicó al mandatario que no tenía injerencia en el Bailando, que ese era territorio de Marcelo Tinelli y que tampoco le bajaba línea a los periodistas de C5N. "Ese canal lo maneja Cristina", le disparó Macri. "Pará, pará, que yo no soy testaferro de nadie. Sacátelo de la cabeza", dice López que le contestó.

En el camino hubo otros posibles compradores, como el grupo petrolero Trasfigura, e incluso se firmó algún convenio para ser presentado ante el juez Ercolini. La oferta era por 420 millones de dólares, tres veces más de lo que al final se vendió por parte de la intervención judicial del grupo empresario. Siempre Ercolini rechazó las propuestas y siempre apareció el obstáculo de la Afip, que nunca buscó cobrar los impuestos, sino empujar al grupo a la quiebra.

Lo concreto, es que como adelantó Angelici, en la previa de las elecciones de 2017, Cristóbal López y Fabián De Sousa fueron apresados con el argumento de que habían intentado una venta del Grupo Indalo a espaldas del juez. La investigación de ese hecho, a cargo de la jueza federal María Eugenia Capuchetti, determinó que nunca ocurrió tal venta, es decir que la razón por la que se encarceló a los empresarios resultó falsa.

Leer 253 veces