Martes, 06 Abril 2021 17:27

Tiempo de cambios: La unificación y paz como objetivo principal

Hitler en los Juegos Olímpicos de 1936 Hitler en los Juegos Olímpicos de 1936

Mientras que en Europa, Alemania e Israel tienen ganas de dejar viejas asperezas en el pasado y organizar en conjunto los Juegos Olímpicos de 2036, en el continente asiático Corea del Norte y Corea del Sur planean lo mismo, pero para 2032.

Un contexto histórico, sociedades divididas y el tiempo que falta, fundamentales en futuras decisiones.

 

En el siglo XX se dieron muchos hechos históricos que marcaron a fuego a generaciones de personas y naciones: la Primera y Segunda Guerra Mundial, las dictaduras y genocidios primero en Europa y luego en América Latina, la colonización de muchos países africanos por parte (en su mayoría) de Francia e Inglaterra, etc. Si bien el impacto caló hondo en las diversas sociedades, economías y políticas, también salpicó al deporte. Un ejemplo claro fueron los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, en donde la presencia de Adolf Hitler condicionó a muchos atletas, delegaciones y jueces, extorcionándolos para beneficiar el triunfo alemán, aunque esto no fue lo peor. Durante la competencia, miles de deportistas fueron perseguidos, torturados y asesinados, con la complicidad de las autoridades locales y su mandamás. Las razones eran variadas: su color de piel, la religión que elegían o sus inclinaciones políticas eran algunas de ellas. El líder Nazi evocó una frase que ya para la época era repudiable y al día de hoy le revolvería las tripas a cualquiera: “Estoy molesto por el triunfo de este estadounidense (refiriéndose a Jesse Owens), porque cualquiera que tuviese ancestros procedentes de la jungla salvaje, su constitución física es mucho más fuerte que la de los blancos y por ellos deberían excluirlos de los juegos”. Todos sabemos como terminó la historia: Owens ganó cuatro medallas de oro en su propio rostro y ante la mirada atónita de miles de fanáticos, que sin darse cuenta presenciaron algo histórico.

 

 Hitler en los Juegos Olímpicos de 1936

 

Han pasado casi 85 años de esa cita olímpica. No hay más campos de concentración, no hay un muro que divida en dos a un país ni tampoco un ser tan nefasto. Los tiempos son otros y la generación actual de alemanes tienen ideas brillantes de cara al futuro, en donde dos referentes del país propusieron organizar junto a Israel, acaso la nación más castigada por los teutones durante el pasado siglo, los Juegos Olímpicos del 2036, más precisamente en las ciudades de Berlín y Tel Aviv. El centenario de este acontecimiento único en el deporte les pareció una gran idea a Richard Meng, presidente del comité olímpico alemán, y Frank Kowalski, director general y responsable de la organización del Campeonato de Europa de Atletismo celebrado en Berlín en 2018, por lo que decidieron escribir un artículo proponiendo algo que sin dudas sería histórico.                                                

Es así que proponen marcar un hito el cual refleje paz y reconciliación en 2036, que si bien no busca ocultar lo sucedido en el pasado, mostraría una imagen de unión de cara al futuro, aunque todavía es algo prematuro y sin dudas tendrá muchos capítulos, como también sucede a miles de kilómetros de allí, en donde Corea del Sur y Korea del Norte también quieren anotarse para organizar en conjunto unos Juegos Olímpicos, en este caso para el 2032.

Esta noticia sorprendió a propios y extraños este fin de semana, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) de ambos países lo confirmaron, proponiendo como sedes a las ciudades emblemáticas de ambas naciones como lo son Seúl y Pyongyiang.

Aunque actualmente hay problemas diplomáticos entre ambas Coreas, las delegaciones de ambos salieron en conjunto con una única bandera en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, abriendo el camino al diálogo y la presunta reconciliación. Otro hecho que confirma esto fue lo sucedido dos años antes, precisamente en Río 2016 cuando las gimnastas Lee Eun-ju, de Corea del Norte, y Hong Un-jong, de Corea del Sur, se tomaron juntas una selfie en un claro mensaje de paz, incluso la imagen fue considerada la más importante del año y de las más resonantes en la historia del deporte.

Ahora bien, por más que haya una buena voluntad del lado del deporte, las políticas de ambos países no tienen una relación cordial hace años, lo que pone el interrogante a esta interesante propuesta. Faltan muchos años para los juegos de 2032 y 2036, y para que esto sea posible deberán trabajar en conjunto para llevar adelante esta unión y mensaje de paz que proponen desde el sector deportivo. Hay tiempo y se ve voluntad, pero todavía no hay certezas. A esperar...

 

 

SB

Leer 405 veces