Alberto Brizuela, el juez de Garantías de San Martín, aceptó el pedido de la fiscal porque temen que influya en la declaración de su pareja.