Jueves, 16 Abril 2020 12:08

Falleció el obispo D’Annibale

 

El obispo de la diócesis de San Martín-Tres de Febrero falleció a los 61 años. Referentes políticos lo recordaron con mucho afecto.

A los 61 años, falleció el obispo de la diócesis de San Martín- Tres de Febrero, Miguel Ángel D’Annibale. El sacerdote permanecía internado en la clínica CEMIC, donde recibía tratamiento por una leucemia.

D’Annibale fue vicario general de la diócesis de San Isidro, obispo titular de Nasai y de Río Gallegos, y el Papa Francisco lo nombró obispo de la diócesis de San Martín-Tres de Febrero en 2019.

La noticia de su fallecimiento fue confirmada por Monseñor Han Lim Moon, obispo auxiliar de esta diócesis: “Queridos hermanos y hermanas todos, hermanos obispos sacerdotes, vida consagrada, diáconos fieles laicos y laicas y seminaristas. Tengo que comunicarles la tristísima noticia del fallecimiento de nuestro padre obispo y pastor Miguel Angel D’annibale. Nos unimos a él en su Pascua y en la fe en Jesús resucitado vencedor de la muerte. La Virgen de Lourdes nos sostenga en este momento de grandísimo dolor”, publicó.

El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, se hizo eco de la noticia y expresó sus condolencias: “Hoy despedimos con tristeza a nuestro Obispo Miguel Ángel D’Annibale, con quien compartí momentos muy lindos en estos años”, manifestó el jefe comunal, quien agregó: “Lo recordaremos por su sencillez, humildad y bondad”.

Por su parte el referente del Frente de Todos, Juan Debandi también se expresó en sus redes: "Lamento profundamente la partida de Miguel Angel D'annibale, nuestro Padre Obispo y Pastor. Con él tuvimos un Obispo que asumía los grandes desafíos que tenemos como comunidad y, a su vez, estaba atento a los pequeños detalles, con un amor que engrandecía aún más su tarea.

Sus consejos siempre fueron acertados, constructivos e iluminadores. Tenía una facilidad increíble para encontrar en los problemas el camino que era necesario abrir para seguir adelante. Quienes prestaban atención a sus mensajes, pueden dar fe de eso.

Es por eso que elegí esta foto para recordarlo, porque siempre estaba con los brazos abiertos, era su actitud ante la vida. Agradezco a Dios haber tenido el honor de compartir importantes momentos con él, de los cuales aprendí mucho tanto para mi vida personal como para mi vocación política.

Te mando un abrazo, Padre Miguel. Y te pido que desde donde estés nos sigas guiando para ser mejores personas, en la fe y en cada acción cotidiana de nuestra vida."

Leer 761 veces