La Justicia contó lo que pasó con Candela

Martes, 22 Mayo 2018 10:16

Carola Labrador, en tanto, sostuvo que "el fiscal es un payaso".

Foto: Clarín Foto: Clarín

El caso del asesinato de Candela Rodríguez sigue su curso. Si bien ya se conocieron las sentencias a los acusados (Ver Nota), ahora, por primera vez, la Justicia contó qué fue lo que sucedió con la pequeña que fue asesinada en 2011. Sin embargo, Carola Labrador, su mamá, sostiene que "el fiscal es un payaso que quiere involucrar al papá de Cande en una trama de droga, policías y política que nada que ver con él".

 

Labrador, quien en ese momento pertenecía a la cooperativa "Movimiento por el Trabajo, Futuro y Amistad" de Pablo Podestá, afirmó que no tienen ninguna prueba que vincule al papá de la nena con esta gente. "Él estuvo preso por piratería del asfalto, pero ya cumplió la pena y listo, ya se terminó", agregó en base al argumento que informan desde la Justicia.

 

Sin embargo, la hipótesis que maneja el fiscal Mario Ferrario es que "Mameluco" Villalba, reconocido narco de San Martín, fue quien mandó a secuestrar a Candela, de 11 años, en un contexto de venganza contra "Juancho" Rodríguez. En la acusación, se lo señala a este narco junto a Moreyra y Sergio Chazarretta, suboficial de la Bonaerense. La Justicia, por primera vez, respondió al quiénes, cómo, cuándo y por qué detrás del caso.

 

"En horas de la tarde, aproximadamente a las 15:30 del día 22 de agosto del año 2011, encontrándose Candela Sol Rodríguez, por entonces de 11 años de edad, en la esquina de su domicilio -Caseros y Bustamante de Villa Tesei, partido de Hurlingham- fue abordada violentamente por tres sujetos", arrancó el relato del fiscal. Y siguió con más pormenores, como que la ingresaron contra su voluntad a una camioneta Ford Ecosport, a nombre de Alicia del Carmen Cádiz, concubina de Chazarreta y sobrina de Moreyra.

 

De acuerdo al planteo fiscal, en la camioneta los secuestradores y la víctima (quien no se resistió porque conocía al "Topo") llegaron hasta "la zona de cobertura de la antena La Finita, partido de San Martín, zona dentro de la cual se encontraba el domicilio del nombrado Héctor Moreyra, más precisamente a escasos 400 metros de dicha antena". Y fijó el cautiverio de Candela en esa zona al hasta el día 29 de agosto.

 

Allí entró en juego Gabriel Gómez, condenado a 4 años de prisión, quien se apersonó en la finca, ubicada en Kiernan 992, en Villa Tesei, para constatar si era apto para ocultar a la menor. Por eso, se la trasladó allí, en tránsito, "habiendo habilitado el ingreso a dicha vivienda Néstor Ramón Altamirano". Según las investigaciones, este vivía "al lado del inmueble de la calle Charrúa 1069 de Villa Tesei que era frecuentado por Hugo Elbio Bermúdez (condenado a perpetua en el caso), quien en un lugar hasta el momento no determinado, pero entre las 20:30 del día 29 y 8:30 del día siguiente dio muerte a la menor " asfixiándola.

 

"El fatídico final -agrega la acusación- había sido anunciado por Leonardo Daniel Jara (también condenado ya a perpetua en el primer juicio) desde un teléfono público a las 22,41 del día 29 de agosto", concluyó. El planteo de Ferrario va más allá y explicó por qué la nena fue secuestrada como una manera de "Mameluco" Villalba de vengarse de Rodríguez quien, él creía, había cobrado dinero de la Policía Federal para entregarlo días antes.

 

Villalba, uno de los prófugos más buscados del país, había sido detenido 12 días antes de la desaparición de Candela. Los testimonios de la causa indican que lo entregó Moreyra. Según la fiscalía, éste intentó alejar las sospechas sobre él, apuntándole al papá de Candela, por entonces preso por piratería del asfalto. Sin embargo, Labrador aseguró: "Este tipo -por Villalba- dijo en el juicio anterior una sarta de pavadas que ahora va a tener que ratificar o tendrá otra causa por falso testimonio. Y tendrá que presentar pruebas de lo que dijo".

Leído 909 veces
VTEM Banners
VTEM Banners
Tu Noticia