Secuestro y tiroteo

Sábado, 15 Abril 2017 10:43

Ocurrió durante el martes a la noche en Castelar. El hecho finalizó con un enfrentamiento entre los delincuentes y la policia en pleno barrio Ejército de los Andes.

Un matrimonio fue interceptado cerca de su casa de Castelar y vivió una pesadilla de casi dos horas arriba de un auto donde pensaban que morirían. Fueron rescatados después de un tiroteo de los delincuentes con la policía en medio de el barrio Ejército de los Andes, en la localidad de Ciudadela. Todo duró apenas dos horas. Fue un drama que parecía interminable y que finalizó con un desenlace feliz. Sin embargo, durante ese período, un empresario y su esposa vivieron una pesadilla profunda tras ser secuestrados y ser rescatados en una escena cinematográfica.

El hecho ocurrió en la localidad de Castelar cerca de las 23 horas del martes. Un matrimonio de unos 55 años de edad regresaba a su casa después de celebrar el cumpleaños de la mujer. Apenas a dos cuadras de su hogar, su auto fue interceptado por otro, que parecía estar estacionado, y entonces se dio inicio al calvario. "Justo en ese momento se bajaron cinco delincuentes. A mí me bajaron del auto y me hicieron subir al que viajaban ellos. Mientras que mi mujer quedó de acompañante de uno de ellos, que empezó a conducir el nuestro", relató Jorge, el protagonista del hecho.

En ese instante, aún encima de los vehículos comenzó el calvario. En un principio, parecía que eran ladrones cuyas intenciones eran las de acudir a la casa del matrimonio para robar sus pertenencias. Pero justo cuando llegaron, la aparición de un vecino en la cuadra alteró todos los planes de los delincuentes. "Es como que se asustaron entonces, nos subieron de nuevo a los autos y nos llevaron hacia la autopista", relató el hombre.

A partir de ese momento comenzaron las negociaciones y apareció el secuestro en la escena. "Me pedían plata, les decíamos que no teníamos. Por eso, me repetían: 'Entonces llamá a alguien'. Me pegaban culatazos con un arma todo el tiempo y hasta me decían que me iban a cortar un dedo. Me decían 'la plata o el dedo'", afirmó. Y continuó: "Llamé a mi hija. Ellos me pedían unos 100 mil pesos y al final entre mis hijos sólo lograban reunir 40 mil. Los secuestradores le dijeron a mi hijo que llevaran la plata a Fuerte Apache".

Jorge comentó que su coche contaba con el sistema de detección satelital, por lo que su familia pudo estar al tanto de cómo iba el recorrido con los dos vehículos. Sin embargo, al llegar al barrio Ejército de los Andes, los delincuentes cambiaron los planes. Bajaron a la mujer, la pasaron al auto de los delincuentes y a Jorge lo introdujeron en el baúl del mismo vehículo. Mientras, el vehículo de la pareja quedó abandonado en el medio del barrio.

"No sabíamos qué iba a pasar, cuando de repente sentí cómo el auto empezó a acelerar demasiado y a doblar las calles bruscamente. Unos minutos después, escuché la sirena de la Policía y ahí empezaron los tiros", describió la víctima. El tiroteo duró varios segundos. Tanto Jorge como su mujer estaban en pánico. "Nadie se puede dar una idea de lo que vivimos. Pensábamos realmente que nos iban a matar", explicó la señora.

La pesadilla encontró su final cuando, en un momento, los cinco delincuentes se bajaron de inmediato del auto y se escaparon entre los pasillos del barrio. Así, dejaron al matrimonio dentro del vehículo, mientras la Policía todavía disparaba. "Mi mujer empezó a gritarle a la policía que parara de tirar porque estaba yo en el baúl. Ahí se detuvieron y me pudieron liberar", relató Jorge.

El hombre, encargado de una concesionaria de autos reveló nunca haberse sentido tan cerca de la muerte y admitió que tanto él como su mujer todavía no se pudieron recuperar emocionalmente tras los hechos. "Fue un secuestro al voleo y nos tocó a nosotros", explicó el hombre.

El protagonista de la historia reveló que el hecho lo tomó por sorpresa: él suele estar atento a los autos que circulan delante y detrás suyo cuando se dirige hacia su hogar de noche, pero jamás pensó que el ataque iba a llegar desde un vehículo estacionado. Hasta el momento, no hubo detenidos por el hecho.

Leído 2826 veces
VTEM Banners
VTEM Banners
Tu Noticia