Miércoles, 28 Octubre 2020 13:15

El Gobierno rechazó la reapertura del aeropuerto El Palomar

El Gobierno rechazó la reapertura del aeropuerto El Palomar LPO

La ANAC determinó que es físicamente imposible poder cumplir con el distanciamiento social y con las estrictas disposiciones sanitarias establecidas en los protocolos para evitar el contagio y propagación del coronavirus. Los vecinos de Hurlingham, Tres de Febrero, San Martín, La Matanza y Morón festejaron la noticia

 

En el Gobierno nacional creen que es "una locura" el pedido de Flybondi para que se reabra el aeropuerto de El Palomar y la aerolínea low cost pueda operar con el único avión que tiene en su flota, sumado al déficit operativo que ya tenía la terminal cuando las operaciones eran normales.

Se trata de una respuesta al comunicado emitido este domingo por la línea aérea, en el que con un tono amenazante advierte que no volará desde Ezeiza, como sí aceptó la low cost Jetsmart. "El Palomar o nada", afirma la nota firmada por Esteban Tossutti, presidente de Flybondi.

"Volar desde Ezeiza no es una opción comercial para Flybondi ni tampoco para nuestros pasajeros", dice la empresa ligada a ex funcionarios macristas como Guillermo Dietrich y Mario Quintana. El argumento principal de la compañía para quedarse en El Palomar es que a sus clientes les queda más cómodo ese lugar para viajar.

En el gobierno dicen que no tiene sentido abrir EPA para que Flybondi lo utilice con el único avión que tiene en su flota, más aún en el contexto de mayores costos que implican los protocolos por el Covid y la menor ocupación en los vuelos. "El funcionamiento de El Palomar es altamente deficitario en su operación habitual previa a la pandemia del COVID-19 y no cubre las necesidades de inversiones que urgentemente requiere dicho aeropuerto", dice un documento del gobierno.

En el oficialismo recuerdan que Flybondi devolvió recientemente cuatro aviones que alquilaba y quedó con una única aeronave, que sería la única que operaría en EPA. "Todos los actores del sistema aeronáutico implicados (ANAC, ORSNA, Migraciones, EANA, Aduana, Sanidad de Fronteras, PSA, Aeropuertos Argentina 2000, etc.) deberían sostener con sus recursos la operación con un solo avión de Flybondi que cómo máximo podría programar 3 vuelos por día", indica el documento.

Agregan que el ORSNA ya les garantizó a las low cost que las tasas que les cobrarán en Ezeiza serán las mismas que en El Palomar.

Un tema extra son las inversiones que requiere la terminal. En el texto recuerdan que Flybondi se había comprometido a invertir 30 millones de dólares para obras de infraestructura pero nunca lo hizo. En cambio, el gobierno de Macri "se encargó de desviar fondos y recursos destinados previamente para ser aplicados en aeropuertos del interior del país para adecuar a El Palomar a las necesidades requeridas para la operación de las low cost", sostiene el documento.

La explicación oficial es que el déficit de El Palomar se cubre con los superávits de Ezeiza y Aeroparque, algo que también sucede con los aeropuertos del interior del país pero la diferencia es que EPA "compite" con las dos terminales más grandes del país. En resumen, sostienen que Flybondi dicen querer competir en Buenos Aires pero su operación es subsidiada por los pasajeros de las compañías que operan en Aeroparque y en Ezeiza.

Asimismo, en el gobierno dicen que El Palomar necesita "importantes inversiones" tanto en la terminal como en la pista, "que presenta un altísimo nivel de deterioro con una vida útil actual de 0 años". A diciembre del año pasado, el costo de esas inversiones era de casi 4 mil millones de pesos.

Finalmente, se explica que para mantener operativo EPA con las inversiones necesarias y sin quitar recursos a otras terminales, "la tasa de uso de aeroestación debería ser de por lo menos $ 48.320 por cada pasajero embarcado de cabotaje e internacional en ese único avión remanente de Flybondi, en vez de los $ 222 que se pagaron en 2019 en promedio entre tasas nacionales e internacionales".

El tono del comunicado de Flybondi deja al descubierto que detrás del reclamo de la reapertura de El Palomar hay una cuestión más política que económica u operativo. Es que la compañía además cuestiona la falta de planificación y con muy poca sutileza amenaza directamente con cerrar: "nos llama mucho la atención que en este contexto de complejidad económica y profunda crisis de la industria, se pongan en riesgo miles de puestos de trabajo". La empresa emplea a unas 600 personas.

Leer 361 veces