Seguir luchando después de haber relatado el horror

Viernes, 07 Diciembre 2018 11:20

Mailín Gobbo se animó a denunciar los abusos sufridos por parte de un cura del distrito y ahora pelea para que la causa siga en pie.

Miedo e incertidumbre. Esas fueron dos de las sensaciones más marcadas en Mailín Gobbo luego de haberse animado a denunciar el horror que había vivido al haber sido abusada por un cura del distrito. Es que, si bien lo peor lamentablemente ya había sucedido, le quedaba otro desafío: el poder seguir adelante con su vidasin dejar de luchar porque la causa se mantenga en pie.


La vecina hizo pública su situación en julio de 2017, cuando brindó una entrevista al periodista Nicolás Wiñazki. Ella, y luego se enteraría que otras chicas más también, había sido víctima de Carlos José, párroco de la Iglesia San José Obrero, situada en la calle Rafael Pazzelli 3352, en la localidad de Caseros (Ver Nota).


Toda la familia de Mailín era amiga de Carlos, por lo que era normal ver al sacerdote visitándolos. Desde los 12 años, ella tuvo problemas psicológicos que la llevaron a intentar suicidarse. Como consecuencia de esto, comenzó terapia con distintos profesionales. Con uno de ellos fue con el que consiguió llegar a ese lugar de comodidad para abrirse y que los recuerdos salieran a la luz.


A partir de allí, entendió por qué cuando veía al cura le generaba rechazo. Su psicólogo le dijo que se imaginara que bajaba a un sótano y, en medio del ejercicio, se retrotajo a una situación: el sótano estaba detrás del altar, donde el párroco la llevaba cuando la sacaba del curso para "confesarse" y en realidad abusaba sexualmente de ella. Luego, también recordó cuando Carlos la tocó abajo del agua en un campamento, algo que hizo que le tenga asco a tocar el fondo de la pileta de natación.


“Mi vida cambió un montón desde que lo hice público. El año pasado, en agosto, comencé con una licencia psiquiátrica en el trabajo, también me separé. Por suerte recibí mucho apoyo en el jardín de mi nena que está en Caseros. Mucha gente se acercó diciendo que veían actitudes raras de él, que siempre estaba muy cerca de los chicos. De hecho, maestras también”, comentó en diálogo exclusivo con N3F.


Desde el Obispado de San Martínjubilaron al Obispo que le dijo que callara todo y pusieron a uno nuevo. Desde el entorno del cura, se encargaron de amenazar a Mailín, por lo que tuvo que acudir a la Fiscalía ya que viven todos en el mismo barrio. Desde el colegionegaron lo sucedido y les prohibieron a los alumnos hablar del tema“Una de las chicas que denunció pertenece a la escuela y la Iglesia, por ejemplo, no la dejó ir a misionar. Hay mucha presión por parte de ellos”, sostuvo.


Mailín supo transformar la bronca e impotencia en algo positivo: al haberse puesto en contacto con mucha gente, decidieron crear N.A.R.I., una asociación civil que busca colaborar con víctimas de abuso“Hay charlas de prevención, pero, como nos faltan recursos, recién estamos empezando. Eso lo podría considerar como algo maravilloso. Si bien fue un costo alto el exponerme, me di cuenta que puedo ayudar a otras personas desde otro lado”, contó.


Actualmente, Carlos José se encuentra detenido, sin condena firme, sino con preventiva. La causa quedó caratulada como “Abuso sexual gravemente ultrajante”. Existen 13 hechos por los que está imputado, ya que 6 chicas más se animaron a denunciarlo. Sin embargo, la Justicia consideró que 12 están prescriptos. Sólo uno lo elevaron a juicio: justamente el de Mailín.


A pesar de esto, todo se sigue demorando debido a que desde la defensa presentaron un escrito pidiendo la nulidad. La semana pasada le confirmaron que no dieron lugar, por lo que la causa sigue en pie. A pesar de haber vivido el horror, Mailín saca fuerzas de distintos lugares para continuar con su lucha. “Desde la denuncia, me pasaron muchas cosas que hicieron que mis pasos sean más lentos. Pero, como todo, siempre se puede volver a sonreír”, concluyó.

Leído 3340 veces
VTEM Banners
VTEM Banners
Tu Noticia
La nueva Dante
Frigorifico
ism
Antiguedades