banner bingo

Los hermanos campeones del mundo

Martes, 12 Septiembre 2017 11:19

Los vecinos Javier y Sebastián Linares ganaron el título con la Selección Argentina "Pumpas XV", en el Mundial de Rugby inclusivo.

¿Hay algo mejor que ganar un título haciendo lo que uno ama? Sí, lograrlo junto a tu hermano, ese con el que compartiste tantos momentos desde pequeño. Javier y Sebastián Linares, vecinos de la localidad de Caseros, se dieron ese gusto al salir campeones con la Selección Argentina "Pumpas XV" en el Mundial de Rugby Inclusivo que se disputó en España.

 

Muchos ya conocen la historia de Javier, aquella que hizo emocionar a varios. Él es un chico con Síndrome de Down que se propuso no dejar de hacer cualquier actividad que desee. Por eso, encontró su lugar en el mundo para jugar al rugby, deporte que descubrió que le gusta. Gracias a Sebastián, su hermano, conoció a “Los Clementes”, quienes ponderan los valores del deporte, como es la integración (Ver Nota).

 

Según había contado Sergio, el capitán del equipo, al principio a Javi le costaba soltarse porque no le gustaba embarrarse. Ese joven temeroso y cuidadoso ahora se transformó en uno de los destacados de la Selección Argentina de Rugby inclusiva. “Lo vieron jugar una vez en un evento y después lo convocaron para que participe”, comentó Sebastián.

 

A raíz de esto, se dio la posibilidad de participar del llamado “Mixed Ability Rugby”. La particularidad que tiene esta categoría es que, dentro del equipo de 15 jugadores, hay seis o siete chicos con alguna capacidad diferente y al resto se los denomina “facilitadores de juego”, que son personas que han practicado o hacen este deporte, que normalmente son familiares.

 

Estos “facilitadores” se encargan de ayudarlos y ordenar un poco el desarrollo del partido. “La idea es acompañarlos, después se juega como si fuese un partido normal de rugby. Hay algunas limitaciones, pero son más que nada para nosotros: como no poder anotar, no patear, no correr tantos metros solos”, explicó Sebastián, quien también es vecino de Caseros desde hace años.

 

 

Junto a Los Pumpas, este año realizaron una gira por Pinamar, disputaron partidos contra equipos de la Unión Argentina de Rugby y jugaron en la previa a los cotejos de Los Pumas. Gracias a esto, la actividad comenzó a tener más difusión al punto tal de hacer crecer el plantel de manera notoria: se arrancó con ocho chicos y hoy son más de 40.

 

Hasta que llegó el momento de disputar el Mundial en España, donde debían ir más de 90 personas. Para conseguir el dinero, fue todo a pulmón y cada jugador debía cubrir un monto para poder hacer realidad este sueño. Para eso, realizaron una revista y vendieron publicidad, efectuaron rifas, entre otras cosas. En el caso de los vecinos del distrito, por ejemplo, consiguieron una beca para Javi por parte de la Municipalidad.

 

“Los dos usamos mucho Facebook y, cuando empezamos a publicar cosas, fue una explosión. La gente que conoce a Javi desde que nació se acercó a ver cómo podía colaborar y a darle palabras de aliento”, expresó Sebastián. No sólo formaron parte del equipo, sino que Javi se volvió un integrante clave y motivacional, debido a que es el encargado de realizar las arengas previas a cada cotejo.

 

Los Pumpas, el único representante de Latinoamérica, presentó dos equipos de juego (competitivo y recreativo) en un torneo de 12 conjuntos de países distintos: Francia, Italia, Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda. Tras sorprender a muchos y vencer a Francia y Gales, avanzaron de ronda. En el siguiente, chocaron contra Escocia, a quien también le ganaron, lo que representó el pase a la final.

 

 

“Fue una alegría por haber conseguido algo inimaginado para un grupo que tiene un año. Ese día empezamos a recibir mensajes y videos de Agustín Pichot, gente del rugby, que fue algo increíble. También empezaron un poco los nervios porque los chicos lo manejan como pueden. De hecho, hubo uno que no pudo jugar la final por eso. Los sentamos y les dijimos que el resultado iba a ser algo anecdótico, pero que quedaba un pasito más”, relató.

 

En ese encuentro definitorio, tocó Irlanda, uno de los primeros en haberse formado en esta categoría. En un desarrollo trabado y difícil, Los Pumpas se impusieron por 10 a 7. Al sonar el silbato, fue una emoción generalizada porque los demás equipos, por cuestiones que aún no comprenden los integrantes de la plantilla, los apoyaban a los argentinos.

 

“Uno siempre intenta estar al tanto de lo que les pasa a los chicos, adentro y afuera del campo. Ese pitazo final fue como quebrarte y bajar todas las emociones juntas. Yo estuve una hora tirado en el piso llorando, agregó. Otro detalle que los sorprendió fue le recibimiento que tuvieron al regresar al país, donde mucha gente los estaba esperando con banderas y cánticos para felicitarlos.

 

 

En Caseros en particular, los vecinos también les prepararon una acogedora bienvenida en la puerta de la casa de Javier, quien había vivido la experiencia de viajar por primera vez en avión. “Había mucha gente esperándonos. Conocidos de toda la vida, que lo vieron desde que nació, que vivieron sus logros y saben cómo es cuando encara las cosas”, comentó Sebastián.

 

Para concluir, dejó un mensaje claro, que hace referencia a que, además del trofeo y medalla que se trajeron, lo que también triunfó y salió campeón fue la hermandad: “Es súper movilizador, es seguir aportando para la independización de Javi. Para que sienta que no tiene barreras, que lo que se proponga lo puede hacer. Y que estamos, como familia, al lado de él para darle una mano en lo que necesite. Esto fue desde siempre, pero es especial en este caso: lo de los Pumpas fue por mérito de él”.

 

Leído 1155 veces
VTEM Banners
VTEM Banners
Tu Noticia
La nueva Dante
Frigorifico
ism
Antiguedades